images
Share Button

La cobertura satelital polo a polo permite que Internet de las Cosas llegue a lugares impensados. ¿Sabés de qué se trata?

Podría considerarse que Internet de las Cosas es un concepto “nuevo”, aunque existe hace más de una década. Tesacom es pionera en esta modalidad de servicios. Desde medidores inteligentes de electricidad, agua y gas, hasta los dispositivos que denominamos “Vestibles” (Wearables), para medir el esfuerzo muscular que hace un deportista, o bien, contar los pasos que damos para ir al trabajo; pasando de termostatos inteligentes que monitorean la temperatura y la humedad a la información de nuestros automóviles en cuanto a consumo, kilómetros recorridos y la salud del motor, encontramos que el mundo es digital, programable y medible.

Hoy coexistimos con un elevado nivel de automatización y programación que representa una mayor incursión de la tecnología en cada aspecto de la vida. Los dispositivos se conectan a la nube e intercambian información entre sí para actuar. Todo se controla desde un smartphone, una tablet o laptop. Podemos encender el calentador desde el móvil antes de llegar a casa o bien con el reloj saber cuántas calorías agregamos en el almuerzo. Internet de las Cosas es un concepto que aglutina la gente, el usuario, los datos, las cosas y los procesos en un todo, generando millones de megabytes por día de datos o de información. La tendencia está en auge y todo indica que seguirá en aumento. Se estima que el número de dispositivos conectados del Internet de las Cosas crezca un 23% anual entre los años 2015 y 2021 y la mayoría de estos equipos van a usar conexiones móviles. Gran parte del crecimiento se da gracias al uso de los dispositivos nuevos y de bajo costo que empleamos para recopilar todo tipo de datos.

Desde hace años, Tesacom brinda servicios basados en el concepto de telemetría, y ha realizado desarrollos para el seguimiento de flota pesquera, monitoreo de transporte de petróleo y gas, uso de equipos transmisores con animales migratorios, boyas meteorológicas, vigilancia sísmica, etc. Originalmente llamábamos M2M a los sistemas que tenían intercambio de información entre dos máquinas remotas. El aumento de la información y la disminución de los costos, generó el incremento en la cantidad de equipos y dos términos nuevos, el llamado “Internet de las Cosas” (IoT, “Internet of Things”) y últimamente el “Internet de Todo” (IoE, “Internet of Everything”).

En 2014 un estudio evaluó la capacidad del mercado del Internet de las Cosas y el big data en $8 mil millones de dólares sólo para el área de gobierno en Latinoamérica en la próxima década. “La implementación en una ciudad requiere abordar tópicos estratégicos, culturales y operacionales, que involucran el liderazgo de las autoridades del sector público, y su visión a largo plazo; su sentido de gobernanza, para su financiamiento y medición de resultados; los temas de competencia, para detectar las habilidades y socios que se debe involucrar; y la tecnología que debe ser utilizada”, dijo un ejecutivo del sector de tecnología.

La amplitud de la cobertura de los servicios satelitales extiende la posibilidad de la conectividad a todo el mundo, habilita dispositivos que quizás hoy no estén en uso y acorta la distancia entre proveedores y clientes, maquinarias y personas, casas centrales y oficinas remotas. “Sensores digitales instalados en contenedores para determinar la ruta generada durante una entrega de algún paquete, avisarle al usuario con precisión de hora acerca de la entrega de su paquete o sensores en medidores eléctricos para determinar el consumo de energía a intervalos regulares para que sea enviada esta información a las compañías del sector energético y avisarle al cliente de su probable factura o que se dejó olvidada una luz encendida, conforman el paquete de los probables negocios del futuro”, afirma el Ing. Santiago Nicolet, Director de Proyectos Regional de Tesacom.

La cobertura satelital, al no depender de infraestructura terrestre es la única que persiste cuando fallan los servicios comunes, ante sobrecargas, emergencias, catástrofes o sabotajes, por lo que será, sin dudas, uno de los protagonistas que harán realidad Internet de las Cosas y mantendrá la constancia de la medición y adquisición de datos permitiendo interconectividad y movilidad, estés donde estés.

#InternetDeLasCosas #InterconectividaSatelital #MovilidadSatelital #M2M #SolucionesSatelitales #ComunicaciónSinLímites #GestiónRemota #Telemetría